Buscar:
   
   




Investigaciones y Estadísticas

Última actualización [10/10/2017]


Lee la investigación completa

Alcohol y aparato digestivo

Albert Parés y Joan Caballería

El consumo crónico de alcohol se asocia a lesiones de todo el tracto digestivo. Predomina por su frecuencia y gravedad la lesión hepática alcohólica, en cuya patogenia están implicadas las consecuencias de la oxidación hepática del alcohol y del acetaldehído, la deficiencia de antioxidantes y el estrés oxidativo.

 

La esteatosis hepática es la lesión más frecuente y menos grave. La hepatitis alcohólica se caracteriza por un síndrome clínico con una lesión histológica muy específica. En ocasiones se manifiesta de forma muy grave, con una notable insuficiencia hepatocelular.

 

La cirrosis hepática es la lesión más avanzada, y finalmente puede aparecer un carcinoma hepatocelular.

 

La abstinencia de alcohol es el tratamiento básico de las lesiones hepáticas alcohólicas. La hepatitis alcohólica grave tiene mal pronóstico y una reducida supervivencia a corto plazo. En estos pacientes tiene un cierto protagonismo el tratamiento con corticosteroides y una buena nutrición. A nivel del área gastrointestinal el consumo de alcohol se asocia con trastornos de la motilidad, esofagitis crónica y cáncer esofágico. También puede producir lesiones de gastritis aguda, pero no hay ninguna asociación con la úlcera péptica. Hay trastornos de la mucosa y de la permeabilidad intestinal, y afección pancreática en forma de pancreatitis crónica.

 

Alcohol and Digestive System

Chronic alcohol intake is associated with damage of the different parts of the digestive tract. Liver disease is the most prevalent condition of the digestive area in alcoholics, which results from the oxidation of alcohol and acetaldehyde in the liver, increased oxidative stress, and deficiencies of varied antioxidants as well.

 

Alcoholic fatty liver is very prevalent, but it usually represents a minor hepatic disease. Alcoholic hepatitis is a clinical syndrome with a clear-cut histological damage, which occasionally may result in a severe liver failure. Cirrhosis is the most advanced stage of the liver injury in alcoholics, and some patients may eventually develop hepatocellular carcinoma.

 

Abstinence from alcohol is critical for managing patients with all different types of alcoholic liver disease.

 

Severe alcoholic hepatitis has very bad prognosis and decreased short-term survival. Corticosteroids and appropriate nutritional supplementation have a certain role in the treatment of this condition.

Chronic alcohol intake is associated, in the gastrointestinal tract, with abnormalities in esophageal motility, chronic inflammation and esophageal cancer.

At the gastric level alcohol consumption may result in gastritis but it is not associated with peptic ulcer. Mucosal defects and intestinal permeability disturbances have also been described, while chronic pancreatitis is the classic expression of the alcoholic damage generated in the pancreas.

 

Albert Parés y Joan Caballería.- Unidad de Hepatología. Institut de Malalties Digestives i Metabòliques. Hospital Clínic. Barcelona.

 

 

 

(VER INVESTIGACIÓN COMPLETA EN EL PDF)

 






Accesibilidad a tratamiento en personas con problemas de Alcohol y otras Sustancias de abuso
Variables de protección ante el consumo de alcohol y tabaco en
Toxicidad por metanol y su efecto sobre las vías visuales



 
 
 
 
Navega a este Sitio.