Buscar:
   
   




Mitos y Realidades

Última actualización [07/09/2014]


Lee la investigación completa

Mitos sobre el alcohol.


FUENTE:      Univisión/Salud/Prevención de Enfermedades y Lesiones.

http://salud.univision.com

 

 

ESTADOS UNIDOS

Las fiestas son el pretexto ideal para tomarse una copa; sin embargo, existen muchas leyendas sobre el consumo del alcohol. A continuación te presentamos una lista sobre los mitos más comunes en torno a estas bebidas.

 

Mito 1: Mezclar diferentes tragos hace que te embriagues más rápido.

Verdad. Lo más importante es la cantidad y la velocidad con que se ingiere el alcohol, así lo informa especialista de la Biblioteca Nacional de Medicina.

 

Mito 2: Tomar café ayuda a recuperar la sobriedad.

Mentira. Sólo el tiempo permitirá que tu cuerpo elimine el alcohol consumido. El café es un estimulante que sólo te mantendrá alerta pero ni restaurará los sentidos que ya fueron afectados por el consumo de alcohol, ni evitará la molesta resaca del día siguiente.

 

Mito 3: Los hombres soportan más alcohol que las mujeres.

Realidad. Según estudios del acervo de la Biblioteca Nacional de Medicina, la distribución superficial de grasa en el organismo y la baja presencia de la enzima llamada alcohol deshidrogenasa hace que en general, las mujeres puedan beber menos que los hombres. Además de que les mujeres por su menor talla y peso, tienen menos agua y sangre en el cuerpo.

 

Mito 4: Si no tomo mucho, puedo manejar sin riesgos.

Falso. Aún en pequeñas cantidades el consumo de alcohol puede producir alteraciones que afecten tu capacidad de respuesta de los reflejos y la percepción del tiempo-espacio, lo cual aumenta la posibilidad de sufrir accidentes que te produzcan lesiones que, en el peor de los casos, pueden ser permanentes.

 

Mito 5: Beber induce a la violencia y criminalidad.

Hecho. El alcohol es depresor del sistema nervioso central que desinhibe la conducta y altera las funciones de juicio y control, lo cual puede derivar en conductas agresivas. No es el alcohol por sí mismo, es lo que el individuo trae como carga emocional reprimida.

 

Mito 6: Te ayuda a olvidar los problemas.

Falso. Algunas personas toman para sobrellevar o curar problemas emocionales, pero los efectos siempre serán pasajeros y ellas volverán a la depresión.

 

Mito 7: Facilita el diálogo.

Realidad. "Por el efecto desinhibidor, al principio parece que te estimula y después te deprime", explicó el doctor Montero González. Esta es una creencia común que debe erradicarse. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central.

 

Mito 8. ¡Otra cerveza para curar la cruda!

Falso: La resaca te provoca deshidratación y el hecho de que tomes otra bebida te perjudica. "Lo que necesitas es ingerir líquidos como agua, y sueros glucosados que te hidraten", aseguró el especialista.

 

Mito 9. ¡No pasa nada si te da resaca!

Esto va a depender del tipo de alcohol que tomes por la calidad de su destilación: a bebidas más baratas, un alcohol más saturado de más difícil metabolización, pero a nivel clínico tus células se deshidratan y puedes presentar aceleramiento cardíaco, así como intensos dolores de cabeza.

 

Mito 10. Entre más bebes más “aguantas”.

Realidad: El que “aguanta” mayores cantidades de alcohol ha aumentado de manera importante su tolerancia a la sustancia, lo cual derivará en cualquier momento en la enfermedad del alcoholismo.

 

Mito 11: Todo el alcohol ingerido se elimina a través del sudor y la orina.

Es verdad parcialmente. Una bebida estándar es metabolizada por el hígado de hombres adultos sanos en lapsos de una hora por copa, en el caso de las mujeres en hora y media. Sólo un máximo del 10% del volumen de alcohol ingerido se elimina por orina, sudor, aliento, lágrimas y heces fecales.

 

Mito 12: Beber facilita tener relaciones sexuales

Realidad: Esto es posible por el efecto desinhibitorio de la conducta que producen las bebidas. Y lo importante es considerar que favorece la toma de decisiones irreflexivas que faciliten el tener sexo sin protección, lo que puede derivar en relaciones sexuales inesperadas, posibles infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados, o experiencias insatisfactorias ya que el hombre no alcanza una firme erección y la mujer no lubrica suficiente. En muchos casos los altos niveles de alcohol te hacen perder conciencia de tus actos. Por eso, muchas veces no se recuerda qué pasó la noche anterior.

 

Mito 13: Las bebidas dulces, te “pegan” más.

Falso. No es que te embriaguen más, sino que el efecto que se produce en tu organismo es más rápido, porque al ocultar el sabor del alcohol, se ingieren este tipo de bebidas con rapidez y en cantidades mayores.

 

Mito 14: Tomar el aire libre después de beber te embriaga más

Falso. Muchas personas aseguran que si sales a recibir el aire fresco después de tomar alcohol, éste aumenta sus efectos en el organismo. Esto se debe a la función termo-regulatoria del corazón, que al percibir un repentino cambio de temperatura, bombea la sangre con mayor velocidad para calentar el cuerpo. Al estar la sangre saturada de alcohol, el cerebro lo registra y potencia los síntomas de la embriaguez.

 

Mito 15: El alcoholismo es exclusivo de adultos.

Falso. “Esta enfermedad se presenta en todos los niveles tanto sociales como económicos y muchas personas de todas las edades pueden caer en esta adicción”, enfatizó Montero.

 

Busca la ayuda de un especialista.

Si tienes dudas, consulta a tu médico de confianza para que te ayude y te oriente. Tu salud es muy importante y cuidarla es tu responsabilidad. 

 






Reflexiones sobre el mito y su función
Mitos sobre el consumo de alcohol
"Para quitarme el frío, me tomo unos cuantos tragos"



 


Más Publicaciones