Buscar:
   
   




¿Sabias que?...Cultura del alcohol

Última actualización [11/04/2017]


Lee la investigación completa

Descubre qué tipo de bebedor o bebedora eres


FUENTE: Psicólogos/Artículos/Actualidad

COLOMBIA

Hay diferentes tipos de bebedores según las copas de alcohol que consuman y las ocasiones que elijan para tomar. Aquí le explicamos en qué consiste cada categoría.

Ante las dudas es importante poder identificarse dentro de estas categorías y, si es necesario, buscar ayuda profesional o de nuestros familiares.

"La última y nos vamos". "Una cervecita al año no hace daño". "Me tomo cuatro y no las siento". Las frases que componen nuestros momentos junto al alcohol son tan variadas como justificantes. Los colombianos bebemos 9 litros de alcohol al año, mientras que en toda Europa se consumen 13. Lo más grave es que cada día se produce una muerte debido a un conductor borracho al volante.

Si usted cree que es un bebedor social, pero en realidad está superando la tasa promedio, a lo mejor está rayando los límites del alcoholismo.

Estos son los diferentes tipos de bebedores:

Bebedores sociales o moderados. Estas personas sólo beben cuando asisten a eventos especiales. Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA), la cantidad de copas para las personas que entran en esta categoría sería aproximadamente:

Mujeres: No más de 7 copas a la semana y hasta 3 copas en la misma noche.

Hombres: No más de 14 copas a la semana y hasta 4 copas en la misma noche.

Bebedores problemáticos o excesivos. Las personas dentro de esta categoría por lo general beben hasta llegar al mayor estado de embriaguez. Pueden hacerlo con frecuencia y abusando, o beben mucho y rápidamente en una sola ocasión El organismo ya tiene cierta tolerancia al alcohol, por lo que se necesita beber más para emborracharse. Sin embargo en esta etapa aún no se desarrolla dependencia al alcohol.

Según el NIAAA, el 72% de las personas desarrollan una etapa en la que beben fuertemente por un periodo de cuatro a cinco años. Por lo general este periodo se presenta durante los años de universidad y en edades entre los 18-24 años, pero si se llegase a presentar algún motivo por el cual se debe dejar de beber, son capaces de parar y/o moderar. Por ejemplo: si hay que cumplir con una responsabilidad, si se tuvo una mala experiencia estando borracho, si sufrió Alcoholismo. A diferencia de los bebedores excesivos o problemáticos, un alcohólico tiene todas las razones para dejar de beber y es incapaz de dejar el alcohol. Algunas de las características de una persona alcohólica son las siguientes:

  • Beber todos los días, inclusive cuando están solos y llegar a un estado de embriaguez alto.

  • No recordar lo que hacen cuando están en estado de embriaguez.

  • Tratar de minimizar el problema echándole la culpa a los otros o a las circunstancias.

  • Empezar a tener secuelas físicas como ojos y piel resecos, cansancio, problemas de sueño, complicaciones hepáticas.

Tienden a minimizar su condición y difícilmente aceptan su problemática o acceden a ser ayudados por un profesional. Cuando se establece una relación directa con la bebida, empiezan a aparecer discusiones con su familia, amigos, en el trabajo. Es un problema fácilmente identificable para la sociedad, menos para la persona que lo padece.

El alcoholismo aborda condiciones y explicaciones más profundas. Ante las dudas es importante poder identificarse dentro de estas tres categorías y si es necesario buscar ayuda profesional o de nuestros familiares. Las terapias psicológicas para tratar el alcoholismo necesitan de psicólogos expertos en estos temas.

 






El bullying aumenta la probabilidad del consumo de alcohol en la edad adulta según un estudio.
Breve historia de la palabra «alcohol»
En estas fiestas patrias, mídete y pásala bien



 


Más Publicaciones