Buscar:
   
   




¿Sabias que?...Cultura del alcohol

Última actualización [10/10/2017]


Lee la investigación completa

¿Los adolescentes de hoy en día están retrasando la adultez?

Amy Norton

FUENTE: Health Day News for Healthier Living

ESTADOS UNIDOS

Con frecuencia posponen los 'hitos' tradicionales de la maduración, sugiere un estudio. Los padres siguen maravillándose ante la rapidez con que sus hijos crecen, pero un nuevo estudio encuentra que los adolescentes de EE. UU., están madurando más lentamente que generaciones anteriores.

 

En algunos aspectos, la tendencia parece positiva. Los jóvenes de la escuela secundaria de hoy en día son menos propensos a consumir alcohol o a tener relaciones sexuales, en comparación con sus contrapartes de los 80 y los 90.

Pero también es menos probable que tengan citas románticas, que tengan un trabajo a medio tiempo o que conduzcan, que son hitos tradicionales en el camino a la adultez.

¿Ese desarrollo más lento es "bueno" o "malo"? Quizá dependa de cómo se mire, dijeron los investigadores.

Según la "teoría de la historia de vida", ni el desarrollo rápido ni el lento son inherentemente buenos o malos, dijo la autora del estudio, Jean Twenge.

Pero cada camino tiene sus "compromisos", explicó Twenge, profesora de psicología la Universidad Estatal de San Diego.

"La ventaja de un desarrollo más lento es que los adolescentes no están creciendo antes de estar preparados", dijo. "Pero la desventaja es que llegan a la universidad y al lugar de trabajo sin tanta experiencia con la independencia".

Y esa desventaja es evidentemente clara en el mundo real, según una especialista en salud mental adolescente.

"Creo que si le pregunta a cualquier profesor universitario, le dirá que estos días los estudiantes están muy mal preparados respecto a las habilidades vitales básicas", apuntó Yamalis Díaz.

Díaz, que no participó en el estudio, es profesora clínica asistente de psiquiatría infantil y adolescente en el Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Los estudiantes de hoy en día quizá tengan buenas habilidades académicas, dijo Díaz, pero con frecuencia tienen problemas con aspectos básicos, como la planificación, la gestión del tiempo y la resolución de problemas.

Eso no quiere decir que los adolescentes deban apresurarse a ser adultos, enfatizó. El problema surge cuando los jóvenes no tienen experiencias con las responsabilidades adultas, o pasan poco tiempo gestionando las relaciones con sus pares.

"Es como llegar al peso pesado de la adultez sin haber ejercitado los músculos necesarios", dijo Díaz.

Los hallazgos, publicados en línea el 19 de septiembre en la revista Child Development, se basan en encuestas nacionalmente representativas realizadas entre 1976 y 2016. En conjunto, implicaron a más de 8 millones de adolescentes de 13 a 19 años de EE. UU.

A lo largo de esos años, el estudio encontró, los adolescentes gradualmente se hicieron menos propensos a probar las actividades "adultas", lo que incluye consumir alcohol, tener relaciones sexuales, trabajar, conducir, tener citas románticas y simplemente salir (con o sin sus padres).

En la década de 2010, apenas un 55 por ciento de los adultos de último año de secundaria habían tenido un trabajo remunerado, frente más o menos tres cuartas partes de sus contrapartes a finales de los 70 y a lo largo de los 90.

De forma similar, solo un 63 por ciento habían tenido alguna vez una cita romántica. Esto es en comparación con entre un 81 y un 87 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria entre los 70 y finales de los 90.

Un hallazgo hará que los padres se sientan felices: los jóvenes de hoy en día están postergando el consumo de alcohol. En los 70 y los 80, más de un 90 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria habían probado el alcohol alguna vez. Eso se redujo a un 81 por ciento en los 90, y se redujo más (a un 67 por ciento) en la década de 2010.

En cuanto al sexo, en 1991 un 54 por ciento de los estudiantes de secundaria dijeron que habían tenido relaciones sexuales en algún momento. En 2015, esa cifra fue del 41 por ciento.

Los patrones se observaron en los jóvenes de todas las razas, todos los niveles de ingresos familiares y todas las regiones del país, según Twenge.

¿Qué sucede?

Los investigadores no encontraron evidencias de que los jóvenes estén ahora más ocupados con las tareas o con las actividades extracurriculares, y que por tanto tengan poco tiempo para trabajar, tener citas románticas o salir.

Una pregunta obvia es si los "dispositivos" y la socialización en línea de los jóvenes están reemplazando a las interacciones reales.

Twenge encontró que para principios de la década de 2010, los estudiantes de último año de secundaria pasaban 11 horas en línea por semana, en promedio. Pero apuntó que los patrones observados en el estudio comenzaron antes del uso generalizado de internet, así que no está claro qué tan importante es el rol que ha tenido la tecnología.

Díaz se mostró de acuerdo en que no está claro. Pero añadió que es obvio que la tecnología es una parte vital de la forma en que los jóvenes socializan. "Quizá estén pasando menos tiempo socializando de verdad, en persona", dijo.

El síndrome de los padres "helicóptero" también es un problema.

Díaz dijo que en los últimos años los padres están mucho más "centrados en los hijos", en comparación con los días en que los padres les decían a sus hijos que salieran y que volvieran para la cena.

Y aunque hacen esto con buenas intenciones, según Díaz, los jóvenes de hoy en día quizá tengan menos oportunidades de gestionar las relaciones, resolver sus propios problemas, y "pararse en sus dos pies" de otras formas.

"Por un lado, hay que felicitar a los padres de hoy en día por dar a sus hijos el mensaje adecuado sobre qué es apropiado para su edad", dijo Díaz.

Pero añadió que "a veces los padres quieren seguir haciéndolo todo por sus hijos".

Díaz sugirió a los padres que suavicen ese deseo, y que den a sus hijos el espacio para desarrollar las habilidades necesarias, como la gestión del tiempo. También aconsejó a los padres crear cierto tiempo "sin teléfono" cada día en casa, y que animen a sus hijos a hacer lo mismo cuando estén con sus amigos.

Artículo por HealthDay, traducido por Hola Doctor:

FUENTES: Jean Twenge, Ph.D., professor, psychology, San Diego State University; Yamalis Diaz, Ph.D., clinical assistant professor, child and adolescent psychiatry, NYU Langone Medical Center, New York City; Sept. 19, 2017, Child Development, online

HealthDay

 






Grandes bebedores son más propensos a complicaciones posquirúrgicas
Alcohol y Conducción: Diez razones para No hacerlo
Corresponsabilidad



 


Más Publicaciones